jueves, 19 de febrero de 2015

Albóndigas de langostino en caldo aromático de coco

Hoy empieza el año nuevo chino, y uno de los alimentos favoritos para empezar el año, es el pescado, en cuestión de suerte, prosperidad, y esas cosas, yo, en principio, quería hacer una receta de estilo chino de pescado para celebrar el año nuevo, pero, lo primero que me vino a la cabeza, y realmente me apetecía, eran estas albóndigas de langostino, que ni es pescado, ni es de estilo chino, sino, más bien de inspiración thai.
La cosa es que no me he podido resistir, y no sabéis como me alegro, porque esto está... no lo puedo ni explicar, lo único que diré, es que al probarlo, todas mis neuronas del gusto se pusieron a hacer la danza de la felicidad al mismo tiempo. Que locura!!!
Sin duda, es algo que repetiré muchas veces.










No olvidéis limpiar vuestra casa y vuestra vida de todo lo que yo no os sirve o no os gusta, y recibir el nuevo año con la casa y la vida lo más bonitas que podáis.

Ingredientes: (salen unas 8 albóndigas, para 2 personas)

Para las albóndigas de langostinos:

- 500 g de langostinos.
- 1/2 cebolla pequeña, cortada muy pequeñita.
- Una cucharadita de jengibre en polvo.
- Una cucharadita de ralladura de lima.
- Dos cucharadas de cilantro fresco picado.
- Una cucharada de pan rallado (yo de espelta)
- Sal y pimienta al gusto.

Para el caldo aromático de coco.

- 300 ml de caldo hecho con la cabeza de los langostinos.
- 400 ml de leche de coco.
- 5 rodajas grandes de jengibre troceado pequeñito.
- Una pizca de copos de chile.
- La ralladura y el zumo de una lima (o dos según el jugo que tengan)
- Una pizca de sal.
- Unas hojas de cilantro fresco.
- Una cucharadita de salsa de pescado thai.

Preparación:

- Primero haremos las albóndigas, para ello pelamos los langostinos, las cabezas las ponemos con agua al fuego y hacemos un caldo. Los cuerpos, los picamos a cuchillo lo más pequeño que podamos.
- Lo salpimentamos.
- Le echamos el jengibre en polvo, el cilantro picado, la ralladura de lima, la cebolla picada y el pan rallado, lo mezclamos todo bien. Cogemos toda la masa con las manos y la golpeamos contra la encimera varias veces.
- Formamos las bolas y las metemos a la nevera 30 min.

- Para el caldo, ponemos el caldo de langostinos en una cacerola junto con la leche de coco.
- Añadimos el jengibre, la ralladura de lima, los copos de chile y una pizca de sal, lo ponemos al fuego bajo y lo dejamos infusionar 5 min.
- Sacamos las albóndigas de la nevera y la metemos en el caldo, lo tapamos y dejamos 8 min. para que se hagan.
- Al momento de sacarlas, echamos el jugo de lima y la salsa de pescado.
- Emplatamos, sacando primero las albóndigas, y vertemos el caldo sobre ellas, adornamos con unos cuantos copos de chile y unas hojas enteras de cilantro fresco.

Y a disfrutar!!!

jueves, 5 de febrero de 2015

Corazón de brownie con sopa de vainilla para San Valentín

Cómo algunos ya sabéis, soy una enamorada del amor, y una eterna optimista, por eso me encantan los corazones, y las decoraciones de San Valentín, y aunque por supuesto, el amor es algo que demostrar todos los días, además me gusta que haya un día en especial para recordarlo. Por todo esto y porque creo que más amor es lo que el mundo necesita, me gusta que haya un día especialmente dedicado al amor. Y antes de nuestro rico postre, como siempre digo, el que lo tenga, que lo cuide, el que no, que le abra las puertas, que lo espere, y que no le ponga trabas, el que sólo quiera recordarlo, que lo recuerde. De cualquier modo Feliz San Valentín.

Este año, me apetecía algo fácil, pero rico, y también quería mezclas, mezcla de sólido y líquido, mezcla de choco y vainilla, mezcla de temperaturas y también mezcla de texturas. Así que no me podía quitar de la cabeza que quería un jugoso y y tierno bizcocho de chocolate, con corazón crujiente de nuez, bañado por una calentita sopa de vainilla. Y aquí lo tenéis, que lo disfrutéis en buena compañía.... aunque sea vuestra propia compañía, que seguro que es estupenda.






Ingredientes:

Para el brownie:

- 250 g de chocolate negro 70% de cacao.
- 175 g de mantequilla.
- 100 g de azúcar moreno.
- 5 huevos.
- 75 g de almendra molida.
- 1/2 cucharadita de canela en polvo.
- Un puñadito de nueces.

Preparación:
- Derretimos al baño María la mantequilla con el chocolate.
- Mientras se derrite, batimos los huevos con el azúcar, añadimos la almendra, la canela y la mezcla de chocolate, lo integramos todo bien.
- Lo metemos en los moldes engrasados, repartimos los trozos de nuez por nuestros moldes y al horno precalentado a 200 grados unos 15 min.

Para la sopa de vainilla:

- 1/2 taza de leche de almendras.
- Una vaina de vainilla.
- Una cucharada de azúcar moreno.

Preparación:

- Ponemos la leche de almendra en un cazo, abrimos la vaina de vainilla, sacamos la pulpa con la parte de atrás del cuchillo y la echamos con la vaina en la leche.
- Lo ponemos a fuego bajo, añadimos el azúcar y lo ponemos a infusionar removiendo de vez en cuando, unos 5 min.
- Ponemos nuestro bizcocho en un plato, echamos nuestra sopa por encima...

Y a disfrutar!!!

martes, 27 de enero de 2015

Sopa japonesa de miso.

Me encanta esta sopa, desde la primera vez que la probé, he estado detrás de ella, lo único es que a veces no resulta fácil conseguir los ingredientes. Yo los consigo en tiendas de dietética, pero el miso que más me gusta es el blanco, y este es muy difícil de conseguir, el que tienen en todos los sitios a los que he ido es el rojo. De cualquier forma, es una sopa de esas reconfortantes, de esas que sientan de maravilla después de tomarla, es suave pero sabrosa, ligera, y al ser el miso una pasta de soja fermentada tiene un montón de propiedades. Entre ellas alcaliniza la sangre, regenera la flora intestinal y desintoxica. Y lo mejor, en un momento, tienes una rica y calentita sopa humeante para reconfortarte en una noche fría de invierno.






Ingresientes:

* 800 ml. de agua.
* una tira de alga kombu.
* Una cucharada de copos de bonito seco.
* Un colador.
* Un paño de cocina o gasa.
* Alga kelp, unas dos o tres tiras.
* Pasta de miso rojo(según las instrucciones del fabricante, yo puse 4 cucharaditas).
* 3 setas shiitakes.
* Una cebolleta (la parte verde)
* Salsa de soja.
* Aceite de sésamo.
* Semillas de sésamo tostado.
* Una zanahoria cortada en medias lunas.

Preparación:

-Primero, haremos un caldo base con el alga kombu y el bonito, ponemos en una olla el agua con el alga kombu, y cuando vaya a empezar a hervir, retiramos el alga, añadimos el bonito y lo dejamos hervir 1 o 2 minutos, lo colamos usando el colador y el paño. Sin apretar mucho.
- Volvemos a poner el caldo al fuego y echamos las zanahorias, ponemos al mínimo, lo tapamos y lo dejamos hasta que la zanahoria esté tierna. (al dente, como está cortada fina no será mucho tiempo)
- Retiramos del fuego,(el miso nunca debe hervir o perdería sus propiedades) metemos un colador en el caldo y dentro del colador disolvemos el miso. Y añadimos el alga kelp troceada.
- Lo ponemos en cuencos individuales, añadimos las shiitake troceadas, la parte verde de la cebolleta en aros, un chorrito de salsa de soja, un chorrito de aceite de sésamo, y lo espolvoreamos con el sésamo tostado.

También es deliciosa con unas almejas o gambas.

Y a disfrutar!!

sábado, 24 de enero de 2015

Solomillo de ternera al aroma de Sichuan

Estos solomillos son una delicia para satisfacer totalmente a los paladares más exigentes, la capa de especias le dan una gran complejidad de sabor, son tiernos y jugosos por dentro, y ligeramente crujientes, aromáticos y algo picantes por fuera,el sabor del Shaoshsing o jerez seco va de maravilla con el sabor de las especias, una maravilla, que si pruebas, sin duda, repetirás.
A mi chico les encanta, cuando los come no quiere ni que le hablen, para que nada le distraiga de disfrutar su manjar.
Además están listos en un momento, en prácticamente nada de tiempo, tienes listo un plato digno de las mejores mesas.




Ingredientes: (para 4 personas)

* 2 solomillos de ternera de 200 gramos cada uno.
* una cucharadita de polvo de 5 especias chinas.
* una cucharadita de pimienta de Sichuan.
* 1/2 cucharadita de jengibre en polvo.
* 1/2 cucharadita de copos de chile.
* 2 cucharadas de cacahuetes tostados o fritos.
* sal y pimienta a gusto.
* 200 gramos de arroz basmati.
* una cebolla pequeña.
* una mandarina clementina.
* un chorrito de vino shaohsing o jerez seco.

Preparación:

- Primero hacemos el arroz, yo uso el método de absorción, para ello mido el arroz en un recipiente, lo pongo en el cazo, y echo la misma cantidad de agua, y un poquito más. Cuando rompa a hervir, bajo el fuego al mínimo, le añado una pizca de sal, lo tapo, y lo dejo hasta que se absorba el agua. Lo reservamos.
- Molemos todas las especias y los cacahuetes en un mortero.
- Untamos los solomillos con aceite de oliva, los salpimentamos y los embadurnamos con la mezcla de especias y cacahuetes.
- Los hacemos a la plancha en una sartén bien caliente. Para saber el punto, tenemos que tocar la carne, cuanto más dura al tacto, más hecha. (A mi me gusta poco hecha)
- Los retiramos del fuego y los dejamos reposar.
- Mientras reposan, echamos aceite en la misma sartén que hemos usado para el solomillo,(para aprovechar los restos de especias y el sabor) y ponemos la cebolla, cortada a cuadraditos, le echamos una pizca de sal, le damos unas vueltas y añadimos la mandarina sin piel y troceada.
- Añadimos el vino, dejamos que se evapore un poco.
- Para servir, ponemos el arroz en el fondo, encima la cebolla con la mandarina y por último el solomillo troceado.

Y a disfrutar!!!

jueves, 22 de enero de 2015

Madeleines con harina de coco y almendras. Sin trigo, sin azúcar, sin lactosa

Esta delicia, es lo que hice para aprovechar la harina de coco que conseguí después de hacer la leche de coco. Estas madeleines, además de estar muy muy ricas, son súper sanas, ya que no tienen gluten, ni harina de cereal, además como os conté en el último post, la harina de coco es rica en fibra, y baja en carbohidratos, y la de almendra rica en proteína. También os quería contar, que no tiene azúcar, bueno si tiene pero de otro tipo.

Para hacerlas he usado un azúcar que se extrae de la flor del coco (como veis del coco se aprovecha todo, y como también podéis ver me estoy volviendo una coco fan o coco loca, jaja!!)

El azúcar de flor de coco, además de ser deliciosa, tiene un índice glicémico muy bajo, y es una gran fuente de nutrientes. Para conseguirla, los hombres trepan a los cocoteros para obtener la cosecha, y luego las mujeres, a través de un proceso de evaporación, obtienen los preciosos cristales.

Ya sólo me queda decir, que fueron vistas y no vistas, desaparecieron antes de que les diera tiempo a enfriarse por completo. Las hice porque mi muñeca se quería llevar magdalenas al cole, pero nunca llegaron a entrar en la mochila, jaja!!




Ingredientes:

* 1 y 1/2 tazas de harina de coco.
* 1/2 taza de harina de almendra.
* 1 y 1/2 cucharadita de impulsor.
* 1/4 cucharadita de bicarbonato.
* 1/4 cucharadita de canela en polvo.
* la ralladura de 1 limón.
* una pizca de sal.
* 2 huevos.
* 3/4 taza de azúcar de coco.
* 1/4 taza de aceite de oliva suave.
* 1/4 taza de leche de coco.

Preparación:

- Por un lado mezclamos la harina de coco, harina de almendra, impulsor, bicarbonato, canela, pizca de sal. Reservamos.
- Por otro lado, batimos los huevos con el azúcar, y añadimos, la ralladura de limón, el aceite de oliva, la leche de coco. Lo mezclamos bien, y lo incorporamos a las harinas con movimientos suaves y envolventes.
- Lo metemos en los moldes engrasados, y lo llevamos al horno precalentado a 175 grados, unos 20 min.
- Lo dejamos enfriar.

Y a disfrutar!!!

jueves, 15 de enero de 2015

Leche casera de coco y harina de coco

Holaaaa!!! Lo se, ¿como es posible que alguien pueda perderse por tanto tiempo? Es verdad, me declaro culpable, pero ya sabéis, en cuanto rompes con el hábito, y dejas un espacio de tiempo libre, inmediatamente se llena con alguna otra cosa, y después de que pierdes la rutina.... cuaaaanto cuesta de recuperar, en fin, ya estoy aquí, y para hacerme perdonar un poquito, hoy traigo doblete, y de los ricos!!! Por cierto, os he echado de menos!!!

La idea de esta receta era conseguir harina de coco, para hacer mis bizcochos, tartas, pasteles, magdalenas y demás cosas ricas sin tener que usar harina de ningún grano o cereal, lo que ocurre es que aquí es muy difícil de conseguir, y además muy cara, así que como no, manos a la obra y a fabricarla una misma. Lo bueno es que para obtener harina de coco casera, primero tienes que hacer leche de coco, que además es deliciosa, se digiere fácilmente, tiene grasas muy saludables y se usa tanto para postres, como para deliciosos curris. Así que dos por uno, esto es fantástico!!

Os quiero contar que la harina de coco es perfecta, no tiene gluten, es rica en fibra, y proteínas y baja en carbohidratos. ¿Que más se puede pedir?

Bueno, pues vamos al lío, que eso si, es bastante entretenido, hay que pelearse con el coco para conseguir abrirlo, hay que seguir peleando para sacar la pulpa, después hay que pelarlo.... si, es faena, pero yo quedé encantada.




Así quedó el coco después de la batalla. Ohhh pobrecito, pero es que está tan rico...

Para colarlo, podéis usar un colador y una gasa o paño de algodón.


Ingredientes:

* Un coco.
* Un litro de agua mineral caliente.
* Un colador y una gasa o paño de algodón.
* Una batidora.

Preparación:

- Le hacemos al coco unos agujeros en los ojos (yo use martillo y cincel, a la próxima me hago con un taladro) , y sacamos el agua. ( nos la bebemos porque es deliciosa y súper sana)
- Nos peleamos con el coco hasta que consigamos romperlo ( yo lo golpee contra una piedra dura)
- Nos seguimos peleando con el para sacarle la pulpa (me ayudé de una navaja, de esas de aventurero, que sea dura)
- Lo troceamos, o picamos en la picadora, le añadimos el agua, tiene que ser caliente.
- Lo batimos y lo colamos.

Y listo para disfrutar!!!!

Ahora vamos con la HARINA DE COCO

- Cogemos los restos que han quedado después de colarlo y tenemos dos opciones:
1- lo metemos al horno a 100 grados unos 40 minutos o hasta que esté seco.
2- Lo ponemos dentro de una bolsita de algodón, lo atamos y lo ponemos en un sitio muy soleado toda la tarde o hasta que esté seco.


La bolsa es un leotardo que se le quedó pequeño a ni hija sin usar. Jaja



- Después lo trituramos para que quede lo más fino posible.

Y listo!!! Próximamente el uso que le di a la harina ummm

viernes, 26 de septiembre de 2014

Mini tartaletas de plátano, coco y lima. Sin azúcar, sin trigo.

Hoy estoy de cumple!!! Siiiiiii, este blog cumple 2 añitos!!! Estoy feliz!!! Cuando empecé no tenía ni idea de como hacer nada, la verdad, aún no se como hacer muchas cosas, jaja!!! pero poco a poco he ido aprendiendo, al menos lo imprescindible para que funcione. Y aunque nunca lo imaginé, después de dos años, aquí sigo, disfrutando, comiendo y compartiendo lo que me gusta con todos vosotros. Lo mejor, es que he conocido a gente realmente encantadora, divertida, y con ideas culinarias muy diferentes a las mías, lo cual es siempre enriquecedor. Lo más satisfactorio, saber que alguien te lee, que le gusta lo que haces, y el broche, cuando alguien te dice que hizo alguna de tus recetas, que le salió genial y que realmente, disfrutaron haciendo y después comiendo.
También quiero que esto sea una pequeña ventana, para dar a conocer una forma más sana de comer, sin dejar de disfrutar, porque por supuesto, el sabor importa.... y mucho. Y aunque seguiré haciendo y publicando cosas más comunes, me quiero decantar por reducir o eliminar azúcar, trigo, lácteos, que no sólo les vendrá bien a gente con alguna intolerancia, sino que nos va a sentar mejor a todos. Pero con un requisito indispensable EL SABOR.
Como algunos sabréis, el sabor del plátano asado, me vuelve loca, en esta ocasión le quise dar a estas tartaletas un toque tropical y fresco, de ahí el coco y la lima, pero tiene que ser una locura con chocolate, o sólo con el plátano, o sin plátano pero con mango... imaginación y gusto al poder...





Ingredientes:

Para la base:

- 250 de harina integral de espelta (algo más para espolvorear)
- 1 huevo
- 100 g. de mantequilla fría
- 40 g. de almendra molida
- 40 g. de coco rallado
- una pizca de sal
- 1/2 cucharadita de levadura
- 60 g. de sirope de ágave
*yo hice 2 tartaletas pequeñas y el resto de la masa lo usé para hacer galletas con forma de animalitos.

Para el relleno:

- Un plátano grande
- 150 ml. de leche de coco
- 2 huevos
- el zumo y la ralladura de 1 lima
- 2 cucharadas de sirope de ágave (si os gusta muy dulce podéis añadir un poco más)
* Con esta cantidad podéis hacer 4 tartaletas de 12 cm. Yo sólo hice 2 y con el relleno que me quedó lo metí en un molde sin base y lo puse al horno a la misma temperatura al baño María.

Preparación:

- Empezamos haciendo la base, para ello ponemos la harina de espelta en un cuenco, hacemos un hueco en el centro, y echamos el huevo, la mantequilla, la levadura, la almendra, el coco la sal y el sirope, lo mezclamos todo bien con las manos hasta integrar todos los ingredientes.
- Lo envolvemos en un papel film y lo metemos a la nevera 1/2 h.
- Sacamos la masa de la nevera, espolvoreamos un poco de harina de espelta y estiramos con un rodillo.
- Cortamos un par de círculos del tamaño de nuestros moldes, que tendremos engrasados, y los colocamos en los moldes ajustando la masa bien.
- Les ponemos papel de horno, y garbanzos encima para que no suba, y los metemos al horno precalentado a 180 grados unos 10 min.

- Mientras preparamos el relleno, para ello, ponemos un poco de mantequilla en una sartén y hacemos el plátano por ambos lados hasta que esté doradito, lo machacamos y lo reservamos. Batimos los huevos, les añadimos la leche de coco, el zumo y la ralladura de lima y el sirope. Incorporamos el plátano y mezclamos bien.
- Cuando las tartaletas ya hayan estado en el horno 10 min. las sacamos, les quitamos los garbanzos, metemos el relleno, y las volvemos a poner al horno otros 35 min.

Y a disfrutar!!!