jueves, 10 de abril de 2014

Bizcocho relleno de crema de limón y frambuesas

Esta mañana salí a correr, tiempo total 30 min. distancia recorrida 4,34 km. yo se que no es mucho, que estoy lejos, muuuuy lejos de correr si quiera una media maratón o algo así, pero teniendo en cuentas mis comienzos, que fueron totalmente de chiste (podéis verlo en la entrada Veggi burguer de mijo con especias chinas)(os vais a reír) y las repetidas lesiones que han venido después, para mí es todo un logro, y lo más importante es que los disfruté, disfrute del aire pegándome en la cara, disfruté del paisaje, de los sonidos, pero sobre todo, disfruté de mi cuerpo, es genial, ver como responde, como cada vez puede con más, Yupi!!!! Quien lo hubiera dicho esa primera vez....?
Y ahora viene la parte que me encanta, como premio, me he hecho este delicioso bizcocho, y además me lo he comido sin remordimiento!!! Que hay que reponer fuerzas!!!
Además como casi siempre, este rico bizcocho ha sido el fruto de un capricho, me apetecía un bizcocho tierno, jugoso, con una parte cremosa y con sabores cítricos. y aquí está. Que lo disfrutéis.







Como podéis ver, la crema de limón y las frambuesas se quedaron el el fondo al subir el bizcocho, pero estaba igualmente bueno.




Ingredientes:

Bizcocho:

- 3 huevos.
- 100 g. de azúcar.
- 1 yogur griego.
- 80 ml. de aceite de oliva suave.
- La ralladura de 1 limón.
- 100 g. de harina de todo uso.
- 1 cucharadita de levadura química (impulsor).

Crema de limón:

- 80 ml de nata para montar.
- 65 g. de azúcar.
- 1 huevo grande.
- El zumo y la ralladura de 1 limón.

Preparación:

- Empezamos por la crema de limón, para ello, ponemos el azúcar, el huevo, la ralladura y el zumo de limón en un cuenco y lo batimos.
- Por otro lado ponemos la nata en un cazo, y cuando esté caliente, la vertemos despacio sobre la mezcla de limón y huevo, lo mezclamos bien.
- Lo volvemos a poner en el cazo, y lo ponemos al fuego, removiendo sin parar, hasta que espese y adquiera la textura de una crema.
- Lo dejamos enfriar.
- Y ahora vamos con el bizcocho, ponemos los huevos con el azúcar en un cuenco y los batimos con las barillas.
- Agregamos el yogur, el aceite y la ralladura de limón, lo integramos todo.
- Tamizamos la harina y el impulsor y lo añadimos a la mezcla anterior con suavidad y movimientos envolventes.
- Lo ponemos en un molde engrasado, y metemos la crema ya fría, en forma de pegotes con la ayuda de una manga pastelera o una bolsa a la que habremos hecho un agujero.


Una imagen vale más que mil palabras.


- Ponemos un par de frambuesas congeladas en cada pegote.



- Metemos al horno precalentado a 175 grados una 1/2 hora, dejamos enfriar (si tenéis la paciencia, fresquito de la nevera es una delicia)

Y a disfrutar!!!!

jueves, 3 de abril de 2014

Paella multivegetal

Seguimos con las recetas vegetarianas, esta vez una deliciosa paella multivegetal, y si bien en esta he usado algunos ingredientes poco comunes, como el bulbo de hinojo, es una receta que se presta perfectamente para un aprovechamiento, o disfrutar del producto de temporada, lo mismo sirve para arrasar con todas las verduras que se nos han quedado "colgadas" en la nevera, como para ir al mercado y dejarnos llevar por todas las maravillosas y frescas verduras de temporada que vemos en los puestos, e improvisar una versión totalmente nueva de nuestra paella multivegetal, es así de versátil. No es genial?











Mirar lo que me encontré en el perejil, no es preciosa?

* Fuente: El gourmet vegetariano de Ottolenghi


Ingredientes:

- 3 cucharadas de aceite de oliva.
- 1/2 cebolla picada.
- 2 pimientos, uno rojo y uno amarillo cortados en tiras. (yo no tenía amarillo)
- 1/2 bulbo de hinojo cortado en tiras.
- 2 dientes de ajo machacados.
- 2 hojas de laurel.
- 1/4 de cucharadita de pimentón dulce.
- 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo.
- 1/u de cucharadita de pimienta de cayena.
- 4 medidas de arroz, (yo uso como medida el mismo cazo, y son unos 90 g. cada cazo)
- 8 medidas, y un poquito más de caldo de verduras hirviendo.
- 100 ml de vino de Jerez (yo usé oloroso).
- 1 cucharada de hebras de azafrán.
- 200 g. de habas desvainadas.
- 6 tomates cherry cortados por la mitad.
- 5 corazones de alcachofa en conserva, partidas por la mitad.
- Perejil picado a gusto.
- 1 limón en cuartos.
- 12 aceitunas deshuesadas (yo no tenía)

Preparación:

- Calentamos el aceite en una paellera o sartén, sofreímos la cebolla 5 min. Añadimos los pimientos y el hinojo, y seguimos sofriendo a fuego medio hasta que se ablanden y empiecen a dorarse.
- Agregamos el ajo, y sofreímos un min. más.
- Incorporamos el azafrán, laurel, el pimentón, la cúrcuma y la cayena, removemos bien.
- A continuación echamos el arroz y removemos bien, antes de añadir vino de Jerez.
- Dejamos que se evapore un poco el alcohol y vertemos el caldo hirviendo, echamos sal a gusto. Bajamos el fuego y dejamos que se cueza unos 20 min. o hasta que el arroz haya absorbido el líquido y esté en su punto.
- Mientras ponemos las habas en agua hirviendo un min. Las dejamos enfriar, y pellizcamos para quitar la cáscara que desecharemos.
- Retirar la paella del fuego, esparcir por encima los tomates, las alcachofas y las habas sin remover demasiado el arroz y los vegetales.
- La cubrimos con papel de plata, y la dejamos reposar unos 10 min.
- Retiramos el papel de plata, y esparcimos las aceitunas, si tenemos y el perejil picadito.
- Servimos acompañadas del limón.

Y a disfrutar!!!

viernes, 28 de marzo de 2014

Tartaletas de caramelo de chocolate y oporto

Hoy, con esta receta, voy a darme gusto a misma, si señor, porque yo lo valgo, jaja!! modesta que es una. No, en serio, siempre estamos haciendo cosas para dar gusto a los los demás, que si hazme una tartita de manzana, que si unos muffins, que si una tarta de queso, y bueno, no lo voy a negar, a mi, estas cosas me encantan, pero lo mío... lo mío sin lugar a dudas es el chocolate, y también me gusta experimentar con contrastes de sabores y texturas. Así que esta receta es para deleitarme a mi misma, no sólo a la hora de hacerla, también de comerla.... y ahora, los que me leéis con cierta frecuencia, estaréis pensando: Pero que dice la loca esta? Si el blog está lleno de recetas de chocolate!!!! Ejem... bueno tenía que buscar una excusa para mi glotonería chocolatera... aunque en realidad no necesito ninguna excusa. Me gusta, y eso es suficiente.

Esta es una tartaleta deliciosa, donde la ya rica mezcla de chocolate y caramelo se ve enriquecida con el dulce y afrutado sabor del vino de Oporto. La textura de la almendra marcona, y el toque de flor de sal les aporta un contraste maravilloso a la suavidad y dulzura del relleno. Y las hace más especiales y ricas, si cabe. También les iría de perlas un vino Pedro Ximénez (que hay que tirar para lo nuestro) Lo que pasa es que se me había terminado... ejem... no es lo que pensáis.. bueno si... O.k sólo un poco. Mejor vamos con la receta, que mi imagen puede verse seriamente dañada.
















* Yo usé la mitad de los ingredientes, porque salen muchas con estas cantidades.
* Para los huevos, como no podía usar 1 1/2 usé dos pequeños.
*A mi me salieron 12 unidades y me sobró un poco de masa.

* Fuente: Martha Stewart


Ingredientes:

Para la base:

- 2 1/2 cups (tazas) de harina de todo uso.
- 1/2 cup (taza) de cacao puro en polvo.
- 1/2 cup (taza) de azúcar.
- 3/4 cucharadita de flor de sal (una pizca)
- 1/2 cup (113 g.) de mantequilla cortada en trozos pequeños.
- 3 huevos ligeramente batidos.

Para el relleno:

- 1 cup (taza) de azúcar.
- 1/2 cup (taza) de agua.
- 1/2 cup (taza) de nata para montar.
- 3 cucharadas de Oporto Tawny o Rubi (si tenéis Pedro Ximénez, genial)
- 2 cucharadas de mantequilla en trozos pequeños.
- 40 g de chocolate negro 70% cacao.
- 4 cucharadas de almendra marcona finamente picada.
- Flor de sal, para espolvorear.

Preparación:

Base:

- Ponemos la harina, cacao, azúcar y flor de sal en un cuenco y lo mezclamos.
- Añadimos la mantequilla y la deshacemos con las manos hasta que tenga consistencia de harina gruesa o arena.
- Agregamos los huevos y los integramos bien. Ponemos la masa en film transparente y lo metemos a la nevera hasta que esté firme, 1 hora.
- Colocamos la masa, en una superficie enharinada, le pasamos el rodillo, cortamos círculos y cubrimos los moldes. los refrigeramos 30 min.
- Pinchamos las bases con un tenedor y las metemos en el horno precalentado a 180 grados 12 min. (yo los dejé 15)
- Los dejamos enfriar completamente y los desmoldamos.

Relleno:

- Mezclamos el azúcar y el agua en un cazo pequeño y lo ponemos a fuego medio hasta que le azúcar se disuelva. Lo dejamos hervir suavemente sin moverlo, hasta que tome un color ámbar. Lo quitamos del fuego.
- Cuidadosamente vertemos la nata y el oporto, añadimos la mantequilla y el chocolate, lo movemos hasta que esté suave y bien mezclado.
- Lo dejamos enfriar hasta que espese, pero aún esté manejable unos 20 min.
- Cubrimos las bases con la almendra picada, cubrimos con el caramelo, espolvoreamos con almendra picada y flor de sal.
- Lo metemos a la nevera antes de servir al menos 3 horas.

Y a disfrutar!!!

Mis fallos:

* No dejé el sirope espesar lo suficiente y el caramelo me quedó demasiado líquido. (importante esperar hasta que esté ámbar)
* Como el caramelo estaba muy líquido, al verterlo en las bases sobre la almendra picada, la almendra, flotó hasta la superficie.

viernes, 21 de marzo de 2014

Garbanzos con leche de coco

Mi chico se ha vuelto vegetariano, no se cuanto tiempo va a durar, pero el dice que se siente genial y muy ligero. A mi me parece estupendo, cada uno con lo que se sienta mejor, lo único, es que en casa, la que cocina soy yo, y esto me ha vuelto la cocina boca arriba, es decir, he tenido que cambiar completamente el chip, buscar recetas como una loca, inventar otras, comprar ingredientes nuevos, reorganizar la despensa.... ufff, lo bueno es que mi repertorio se ha ampliado de una manera significativa, la lástima es que no todos los platos los tengo en fotos, por la hora, la luz, o las prisas a la hora de emplatar y comer. En fin, este es uno de los que si he conseguido fotografiar.
Es un plato súper sencillo, no solo por sus ingredientes, que son pocos, sino, por la elaboración, y a mi, la verdad, me ha sorprendido gratamente, al principio era garbanzos? con coco? pero la verdad es que con el toque que le dan las especias y el sabor particular de la leche de coco, el resultado, me ha encantado.
Es un plato ligero, nutritivo, sano y muy rico, además de fácil y rápido de hacer. Que más se le puede pedir?










*Receta adaptada de un libro de cocina india


Ingredientes:

- 275 g de patatas cortadas en dados.
- 400 g de garbanzos remojados la noche antes. (pueden ser de tarro)
- Una hoja de laurel.
- Un chorro de aceite de oliva.
- 250 ml de leche de coco.
- Sal a gusto.
- 2 cucharadas de aceite de oliva.
- 4 dientes de ajo grandes majados.
- 2 cucharadas de semillas de cilantro recién molidas.
- 1 cucharadita de cúrcuma molida.
- 1/2 de guindilla molida.
- Zumo de lima.

Preparaación:

- Cubrimos los garbanzos y las patatas de agua, ponemos una hoja de laurel y un chorro de aceite de oliva.
- Lo ponemos a hervir, echamos sal a gusto, y cerramos la olla (yo lo hice en olla exprés) 35 min.
- Cuando este listo, quitamos el vapor, abrimos, echamos la leche de coco, y lo dejamos a fuego lento.
- Mientras tanto, ponemos las dos cucharadas de aceite a fuego bajo, echamos el ajo majado, el cilantro, la cúrcuma y la guindilla, los doramos unos segundos.
- Vertemos el aceite aromático en el guiso,lo mezclamos bien. En el momento de servir, ponemos el zumo de lima.
- Lo acompañamos con pan indio.

Y a disfrutar!!!.

viernes, 14 de marzo de 2014

Ginger-Pear Hand Pies

Aquí estoy... con retraso de nuevo, ya no me voy ni a justificar, porque me pasaría el resto de las entradas justificándome, y esto acabaría siendo un poco rollo. yo no se si alguno de vosotros conoce a una de esas súper mamás, que hacen de todo, cuidan loa niños, la casa, tienen aficiones, hacen ejercicio y se mantienen en forma, y encima, están perfectamente peinadas y maquilladas desde por la mañana... pues bien, yo no soy una de esas,(que más quisiera) el día que quiero hacer una cosa, siempre es a cambio de otra, es decir que no llego a todo, y por las mañanas... siempre tengo pelos de loca, y cara de sueño. Así que si alguien conoce el secreto para ser una de esas divinas, por favor, que me lo cuente.
Bueno mejor vamos a lo que vamos. Esta es una receta de Martha Stewart, de su libro Pies and Tarts, que me encanta, y del que también he publicado otras recetas como la tarta Rocky Road o La Tarta frangipane de albaricoques.
Es un pequeño bocadito de mano, con masa por fuera, y relleno de una jugosa y deliciosa mezcla de sabores, que me ha encantado combinar, pera, vainilla y jengibre fresco. Deliciosas, el peligro, que como son pequeñas, dices, bueno me como otra, y otra, que son chiquititas, por una más no pasa nada....













Ingredientes:

Para la base:

- 2 1/2 cups de harina de todo uso.
- 1 cucharada de azúcar granulada.
- 1 cucharadita de sal.
- 3/4 cup de mantequilla fría cortada en trozos pequeños.
- 1/4 cup de margarina cortada en trozos pequeños.
- 1 cucharada de vinagre de vino blanco.
- de 1/4 a 1/2 cup de agua fría. (yo necesité 1/4 y una cucharada)

Para el relleno:

- 2 huevos.
- 2/3 cup de azúcar granulada.
- 2 cucharaditas de zumo de limón.
- 1/4 cup de harina de todo uso.
- una pizca de sal.
- 2 peras peladas y cortadas en trozos pequeños. (yo usé conferencia porque me encantan)
- 1/2 cup de mantequilla.
- Una cucharadita de esencia de vainilla.
- 1 cucharada de jengibre fresco rallado.
- Azúcar glas para espolvorear.

Elaboración:

Para la base:

- Poner en un cuenco, la harina, el azúcar, la sal, la mantequilla y la margarina y mezclar bien, hasta que la mantequilla y la margarina estén totalmente integradas. Yo lo hice a mano, pero se puede hacer en un procesador, pulsando 8 a 10 veces.
- Echar el vinagre y al agua, y mezclar hasta conseguir forma de masa y no se desmorone, si se desmorona seguir añadiendo agua poco a poco hasta conseguir la consistencia deseada.
- Envolver la masa en film transparente y refrigeramos 1 hora mínimo.
- Después de este tiempo, lo estiramos con el rodillo en una superficie enharinada, y cortamos círculos de 10 cm. y los colocamos en los agujeros de los moldes de muffins. Volvemos a refrigerar 30 min.


Para el relleno:

- Mezclamos los huevos con el azúcar hasta que se ponga espesito y de color amarillo pálido. Añadimos el zumo de limón, la harina y la sal. Lo mezclamos bien.
- En un cazo, derretimos la mantequilla, y le añadimos el jengibre rallado, la vainilla y las peras.
- Vertemos la mezcla de mantequilla a la mezcla de huevos, y las integramos bien.
- Repartimos bien todo el relleno en las bases y horneamos en el horno precalentado a 175 grados, hasta que la base y el relleno estén doraditos. (Yo los tuve 40 min.)
- Lo dejamos enfriar, lo espolvoreamos con el azúcar glas....

Y a disfrutar!!!!

martes, 18 de febrero de 2014

Arroz con calamar, bacalao, coliflor y ajetes.

No os pasa, que a veces, en unos días una misma cosa, llega hasta vosotros varias veces y desde distinta procedencia? Es como que no sabes por qué ocurre así, ni si tiene algún significado o es una simple coincidencia, a mi, me parece muy curioso, y visto desde el punto de vista de que las coincidencias no existen, hay que hacer algo con ello, os pongo un ejemplo, hacía ya un tiempo, mi nena, me dijo para mi sorpresa, que había probado la coliflor en el cole y que le había encantado, y me lo había seguido repitiendo lo justo para que yo siguiera dándole vueltas a la coliflor en mi cabeza, pero como es algo que no suelo cocinar, no acababa de decidirme a comprar una, ni tenía claro que hacer con ella, entonces de pronto se aparece un vecino, y me trae una coliflor de su huerto, recién cogida, y ecológica, preciosa. Ahora ya tenía la coliflor, y la seguridad de que a la niña le gustaba, que hago con ella? Y como una lucecita, me viene el recuerdo de que en la zona de Valencia hacen unas paellas riquísimas de coliflor con boquerones, boquerones no tenía, pero me puse a buscar en la nevera, y con lo que encontré este fue el resultado. A la nena le encantó, y a mí también.
















Ingredientes:


- 400 g de arroz bomba.

- 1 l. de agua.

- 150 g. de anillas de calamar.

- 150 g de bacalao desalado.

- 300 g. de coliflor.

- 5 cucharadas de tomate triturado.

- 200 g. de ajetes.

- 1 cucharadita de pimentón dulce.

- Sal y pimienta blanca a gusto.

- 4 cucharadas de aceite de oliva.


Preparación:



- Ponemos el litro de agua a herbir, cuando empiece a burbujear, echamos un cucharada de sal y la coliflor cortada en trozos pequeños. Bajamos el fuego, la tapamos y la dejamos cocer 10 min. reservamos el agua y la coliflor.

- En una sartén grande o paellera, echamos el aceite y cuando esté caliente ponemos el bacalao, sólo unas vueltas, lo justo para que se selle y deje su sabor en la sartén. Lo sacamos y reservamos.

- Ponemos a dorar en la misma sartén el ajete troceado, cuando se dore un poco añadimos el calamar, se rehoga bien y agregamos el tomate triturado.

- Cuando el tomate esté un poco echo, añadimos el pimentón, la pimienta blanca, la coliflor y el agua de cocerla. Bajamos el fuego y lo dejamos unos 10 min.

- Entonces echamos el arroz, rectificamos de sal, y lo dejamos hacerse a fuego bajo unos 18 min.

- Cuando falten sólo unos 5 m. fara finalizar ponemos el bacalao.

- Cuando esté listo, apagamos el fuego, y lo dejamos reposar tapado. unos 10 min.

- Ponemos perejil a gusto.


Y a disfrutar!!!


Quería agradecer a Puri del blog La cocina de radio filambres Por haberme otorgado el premio Conóceme, que se le da a blogs con menos de 200 seguidores. Mil gracias guapísima por acordarte de mi, me ha hecho mucha ilusión. Puri además de ser un encanto tiene un blog lleno de cosas ricas, Tenéis que visitarla y conocerla, de verdad.





martes, 11 de febrero de 2014

Corazones explosivos (literalmente) de chocolate y fruta de la pasión para San Valentín

Pues yo, sí celebro San Valentín,  porque me gusta celebrar, celebrar la vida, y cualquier excusa es perfecta para hacerlo, así que como no iba a serlo el amor? Hay que celebrar que tenemos a alguien, un compañero de vida, que hace los momentos buenos más alegres y los malos más llevaderos, hay que celebrar si no tienes pareja, porque estás libre y abierto, porque tienes la ilusión de conocer a esa persona en cualquier momento, hay que celebrar si estás solo porque quieres, exactamente por eso, porque tienes lo que quieres, incluso si tu pareja en algún momento se fue, hay que celebrar que tuviste la suerte de conocerlo un día y disfrutar de su compañía todo el tiempo que lo tuviste. Y si por el contrario, tienes a alguien a tu lado al que no quieres... dale uno de estos corazones, con un poco de suerte del susto sale corriendo y no le vuelves a ver...
 En todo caso siempre nos quedará el amor a nosotros mismos, es importantísimo gustarse, y quererse a uno mismo, si te quieres... te querrán.
Y después de haber dado mis motivos, vamos con los corazones, yo creo que el resultado de este regalo  de amor, es totalmente impredecible, no os puedo asegurar, que vuestro enamorado, al probarlo caiga rendido a vuestros pies, o que se caiga de culo del susto, que también es una opción, lo que os puedo asegurar es que la diversión, está garantizada. Vosotros se lo dais, con cara de amor, os sentáis en frente, sin quitar la cara de amor, y miráis la cara que pone cuando empiece a notar los pequeños estallidos en su boca... va a alucinar, no os perdáis su cara, porque será un poema, ojalá pudiera ver yo todas las caras de todos los que lo prueban....
Las risas, están servidas....

Si queréis una opción más tranquila podéis ver la Tarta de queso, chocolate blanco y frambuesa







 




*Receta adaptada de Heston Blumenthal


Ingredientes:

Base
  • 150 g de galletas. (tipo María)
  • 70 g de mantequilla derretida.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 25 g de caramelo explosivo (peta zetas)
Ganache de chocolate
  • 200ml. de nata para montar.
  • Una pizca de sal.
  • 200 ml de zumo de fruta de la pasión.
  • 100 ml. de crema fresca.
  • 150 g de chocolate negro 60% cacao.
  • 40g de chocolate con leche.
Adornos
  • 100 g de chocolate blanco.
  • Frambuesa deshidratada crujiente.

 Preparación:

- Ponemos el zumo de maracuyá a hervir a fuego lento, hasta que se reduzca a la mitad.

- Ponemos la nata, la sal y el zumo de maracuyá reducido a fuego medio hasta que esté a punto de hervir, lo quitamos del fuego, lo dejamos reposar 5 min. y lo mezclamos con la crema fresca.

-Troceamos el chocolate negro y el chocolate con leche, los ponemos en un cuenco resistente al calor y los derretimos al baño María.

- Cuando se haya derretido, se lo añadimos a la nata en tres veces, incorporándolo bien entre cada adición. Lo dejamos enfriar completamente a temperatura ambiente y lo metemos a la nevera 2 horas.


- Mientras tanto, trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida y el azúcar, integrándolas muy bien. Con cuidado, añadimos el caramelo explosivo (peta zetas) y forramos la base de nuestro molde, que previamente habremos cubierto con papel de horno para facilitarnos el desmoldar. Lo metemos al congelador unos 10 o 15 min.

- Cuando la base esté asentada, le vertemos la mezcla de chocolate cuidadosamente y lo llevamos al congelador 4 horas.

- Para hacer los adornos, derretimos el chocolate blanco al baño María, lo metemos en una bolsa de congelación, le hacemos un agujero pequeño, y pintamos unos corazones en un papel de horno, para unos hacemos solamente la  silueta y para los otros hacemos y silueta y la rellenamos por dentro y todavía caliente le esparcimos por encima la frambuesa. Los metemos unos minutos al congelador para que se solidifiquen.

- Con mucho cuidado, desmoldamos nuestros corazones, adornamos...

Y a disfrutar!!!